19 enero, 2008

Producción en serie

Un año termina y y nos hacemos propósitos para el nuevo año. Repasamos lo que hicimos el año pasado, todo en un momento, y vemos los errores y las cosas que hicimos pero no comprendemos por qué. Y pensamos "¿por qué hice esto? No debería ser así. Este año será distinto". Pero claro, todo aquello tuvo un cómo y un por qué, un momento en el que fue válido, salvo que ahora, al echar la vista atrás desde el presente, parece obvio que fue un error.

Y acaban las navidades, con los regalos y los excesos, y pensamos "Cuánto gasto. No debería ser así. Tengo que derrochar menos". Y entonces llegan las rebajas, y nos damos cuenta que nos vendría bien esto, o podríamos necesitar aquello, y todo está tan barato. Mejor comprar ahora, que luego nos puede hacer falta y será más caro.

Y acaban las vacaciones, con los días de descanso, y pensamos "He desperdiciado muchas oportunidades. No debería ser así. Tengo que esforzarme más". Y volvemos al trabajo o los estudios, y aunque estaría bien esforzarse más o cambiar algo, de nuevo surgen los mismos obstáculos, las mismas rutinas. Todo se vuelve tan tedioso y difícil, que no merece la pena el esfuerzo necesario para mejorarlo.

Y acaban las reuniones, los reencuentos y las escapadas, y pensamos "No he aprovechado lo suficiente mis momentos de ocio. No debería ser así. Tengo que disfrutar más". Y vuelven los fines de semana y los viernes por la noche, y estamos tan cansados. Y fulano no puede venir, o no nos apetece el plan de mengano. Y todo es tan caro o tan compliado, que es mejor quedarse en casa.

Los mismos errores, los mismos pasos y tropiezos de siempre.

Los padres crían a sus hijos y los educan, y se esfuerzan por darles un porvenir. Y piensan "No pasarán por las mismas penalidades que yo. No debería ser así. Tendrán aquello que yo no tuve".

Y les regalan cosas bonitas y les protegen de incomodidades y penalidades. Y les llevan a la universidad y les dan estudios y carreras.

Y los hijos estudian muchos años y gastan el dinero de sus padres en universidades, para tener un trabajo mejor y ganar el dinero que no ganaron sus padres.

Y los hijos se esfuerzan y crecen y se convierten en hombres y mujeres mientras esperan a ser adultos. Esperan mucho tiempo para tener un trabajo, aunque estudiaron más que sus padres. Ahorran mucho para comprar una casa y un coche, aunque sus trabajos son mejores que los de sus padres.

Y les cuesta independizarse y crear una familia, y tener aquello que tuvieron sus padres, aunque sus vidas fueron planeadas para que tuvieran más cosas y fueran más felices.

Otros pasos, otros tropiezos, pero los mismos errores de siempre.

Cómo analizar el recorrido de una ola, si cuando lo completa, ya ha roto contra la orilla.
Cómo juzgar objetivamente nuestro pasado cuando lo vivimos subjetivamente.

Cómo podemos ver todos los caminos sin salirnos del que estamos recorriendo.
Cómo saber qué paisajes nos ofrecen los otros caminos si no los hemos recorrido.

Cómo puede explicarnos una gota lo que es la lluvia, si para ella las gotas no se mueven, sino que es el suelo lo que se acerca.
Cómo puede una gota saber lo que dura la lluvia cuando ella sólo cae una vez.



Little boxes
Cajitas

Little boxes on the hillside,
Cajitas en la colina,
Little boxes made of ticky-tacky,
Cajitas hechas en serie,
Little boxes, little boxes,
Cajitas, pequeñitas,
Little boxes, all the same.
Cajitas, todas iguales.
There's a green one and a pink one
Hay una verde y una rosa
And a blue one and a yellow one
Y una azul y una amarilla
And they're all made out of ticky-tacky
Y todas están hechas en serie
And they all look just the same.
Y todas parecen exactamente iguales.

And the people in the houses
Y la gente en las casas
All go to the university,
Todos van a la universidad,
And they all get put in boxes,
Y a todos los ponen en cajas,
Little boxes, all the same.
Cajitas, todas iguales.
And there's doctors and there's lawyers
Y hay doctores y hay abogados
And business executives,
Y hombres de negocios,
And they're all made out of ticky-tacky
Y todos están hechos en serie
And they all look just the same.
Y todos parecen iguales.

And they all play on the golf-course,
Y todos juegan en el campo de golf,
And drink their Martini dry,
Y beben su Martini seco,
And they all have pretty children,
Y todos tienen niños guapos,
And the children go to school.
Y los niños van al colegio.
And the children go to summer camp
Y los niños van al campamento de verano
And then to the university,
Y después van a la universidad,
And they all get put in boxes
Y a todos los ponen en cajas
And they all come out the same.
Y todos terminan igual.

And the boys go into business,
Y los chicos se dedican a los negocios,
And marry, and raise a family,
Y se casan, y crean una familia,
And they all get put in boxes,
Y a todos los ponen en cajas,
Little boxes, all the same.
Cajitas, todas iguales.
There's a green one and a pink one
Hay una verde y una rosa
And a blue one and a yellow one
Y una azul y una amarilla
And they're all made out of ticky-tacky
Y todas están hechas en serie
And they all look just the same.
Y todas parecen exactamente iguales.

"Little Boxes" es una canción de la cantautora folk estadounidense Malvina Reynolds. Obtuvo la inspiración para la canción mientras viajaba en coche con su marido y su hija por la ciudad californiana de Daly City. Esta ciudad fue planificada y construida tras la Segunda Guerra Mundial. Sus casas, de tejados planos y predominancia de ángulos rectos, son conocidas por su aspecto de caja.

Etiquetas: , ,

9 Comments:

At 8:34 p. m., Anonymous Suldu said...

Tienes razón. El hombre es el único animal que tropieza dos veces (y cuarenta) en la misma piedra. Es una reflexión muy acertada, pero creo que también hay que ver lo positivo, algunas de nuestras costumbres incorregibles no son tan malas, ¿o sí? Prefiero creer que no.
Cambiar para mejor siempre es bueno, aunque nos cuesta horrores conseguirlo. Por eso es tan gratificante cuando lo hacemos. Cuenta con nosotros para ayudarte.

Un abrazo.

 
At 8:51 p. m., Blogger Calle Quimera said...

Què hacer cuando la confusión y el cansancio te consumen?,¿cómo detener esa noria que es alimentada por una humanidad mecánica y dormida?.Es casi imposible VIVIR tranquilamente .Yo no se como hacerlo,el que lo sepa ......SALUD¡¡¡.

 
At 2:20 p. m., Blogger Sluagh said...

Jeje, claro que no todo son errores recurrrentes, Suldu. Cada generación en general y cada persona en particular tiene sus aciertos y sus errores. De hecho, el principal modo que tenemos de aprender es equivocándonos primero. Cometemos errores nuevos y algunos viejos, pero también vamos aprendiendo de los errores, ya sean nuestros o de generaciones anteriores, aunque sea poco a poco. Aún así, hay errores, rutinas en las que caemos, que son fáciles de repetir, ya que no los vemos como tales hasta que nuestro contexto personal ha cambiado.
También quería insinuar que muchos de esos "errores obvios a posteriori" que recordamos no fueron errores en su momento. Sino que simplemente no sabemos meternos en la piel de nuestro yo del pasado y no recordamos los motivos que en ese momento justificaban aquella decisión que ahora parece injustificada.

Un abrazo.

 
At 2:53 p. m., Blogger Sluagh said...

Sí Etinacardia, la mayor parte del tiempo nos vemos empujados no sólo por la inercia de nuestras circunstancias personales, sino también por la del resto de la humanidad, presente y pasada.
Es difícil detenernos a elegir nuestro propio camino, cuando hace tiempo que nos compraron un billete de tren y nos empujaron dentro de un vagón.

Un abrazo.

 
At 3:31 p. m., Anonymous Lughnasad said...

Estoy totalmente de acuerdo con tu exposición. Yo también he hecho reflexiones parecidas. A veces, da la sensación de que estás obligado a hacer determinadas cosas, y que además parecen superfluas. Por ejemplo, el trabajo, estoy convencido de que podríamos vivir mejor con menos. Pero al final nos acabamos embarcando en hipotecas, coches, etc.
En cuanto a que todo se repite generación tras generación, tengo la impresión de que básicamente es así, pero en cada ciclo mejoramos algunas cosas y empeoramos otras, pero al final avanzamos, no sé a dónde, pero avanzamos.
Por cierto, maravillosa última frase.

 
At 6:27 p. m., Blogger Sluagh said...

Coincido contigo lughnasad en que la humanidad avanza poco a poco, aunque sea colectivamente. Al menos como grupo, algo vamos aprendiendo de los aciertos y errores individuales. Puede que repitamos la lección varias veces, pero algo va calando.
Como dicen, llegamos un poco más alto que nuestros antepasados, no porque seamos más grandes, sino porque somos enanos subidos a hombros de gigantes.

 
At 8:59 p. m., Blogger Project Prodigy said...

Thank you for the comment on my blog. I am going tobe writing more as time comes so stop by anytime, I'll "favorite" yours and drop by to see yours as well. Thanx, Mat.

 
At 12:26 a. m., Blogger Calle Quimera said...

Quizás sea que la humanidad camina en círculos, Sluagh, sin saber muy bien cómo salir de ellos. Los círculos se amplían generación tras generación, quizás se hacen mejor, más redonditos (de algo ha de servir el progreso) pero no parece que seamos capaces de inventar la cuadratura del círculo. O siquiera, una dirección que sea distinta....

esperemos a ver qué aportan las nuevas generaciones,

Besos.

 
At 11:20 a. m., Blogger Sluagh said...

Caminar en círculos... Bonita manera de verlo y muy acertada. Avanzar un poco y luego retroceder parte de lo andado, abandonar una cosa y luego volver a ella, pero nunca del todo, por lo que al final avanzamos un poquito.
Quizá ese sea el ritmo de la humanidad, aprender algo, luego olvidarlo en parte, pero poco a poco ir avanzando, subiendo, aunque sea de puntillas sobre los escombros de los errores del pasado.

Besos.

 

Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home